Calasanz Bienvenidos
Calasanz Slogan

Reseña histórica de la Unidad Educativa CALASANZ

La Unidad Educativa Calasanz Loja, está ubicada en la parroquia de El Valle, perteneciente al cantón Loja, provincia de Loja.  Es una zona muy rica en recursos humanos, agro-industriales y turísticos.En el campo de la educación, se había logrado muy poco, hasta el año 1980, se comenzó a elaborar la primera documentación para solicitar la creación de un Colegio Particular, esta brillante idea se formó en el pensamiento del Presbítero: Vicente Ortega Ordóñez, titular de la parroquia eclesiástica “San Juan Bautista de El Valle” y siendo obispo de la Diócesis de Loja, Monseñor Alberto Zambrano Palacios, quien dio todo el respaldo necesario como pastor de la iglesia lojana.

El 15 de septiembre de 1980, debidamente autorizados por el Ministro de Educación, Dr. Galo García Feraud, se empezaron a matricular los alumnos, que en número de 60 dieron forma a esta obra educativa creada con el nombre de COLEGIO PARTICULAR DE CICLO BÁSICO DE EL VALLE; se improvisó y adecuó un local escolar en el antiguo convento parroquial. El primer lunes de octubre de 1980 se inauguró el año lectivo, con 60 alumnos(as) y una planta docente de 5 profesores, como un equipo de pioneros de esta obra educativa. Durante el año lectivo 1982-1983 se preparó la documentación para solicitar la creación de los bachilleratos en Agroindustria de Alimentos y Electricidad, pretendiendo dar una respuesta educativa a la riqueza agropecuaria del sector y a la carencia de mano de obra calificada en la ciudad de Loja.  En este año lectivo se laboró en el local del Complejo Ferial mientras se restauraba el antiguo Convento Parroquial, gracias a un aporte de Adveniat, institución de la iglesia católica alemana que respaldó esta obra.

En octubre de 1983 se inauguró el ciclo diversificado con las dos especializaciones solicitadas y con el nombre de Colegio Técnico Particular “Jaime Roldós Aguilera”; y ya se había conseguido la donación de un terreno de 10.000 metros cuadrados para la construcción del local del colegio, ubicado en la ciudadela Nueva Granada. En el año lectivo 1983-1984 se preparó toda la documentación para gestionar la fiscomisionalización del colegio a fin de que sea sostenido por el estado; el Dr. Ernesto Albán Gómez, Ministro de Educación, firmó el convenio con el obispo de la diócesis, Mons. Alberto Zambrano Palacios, cuyo primer presupuesto se asignaría en el ejercicio económico del año 1985.

En septiembre de 1985 asumió el rectorado del Colegio el Lic. Segundo Abel León Ojeda, profesional con vasta experiencia en administración educativa dentro de los establecimientos católicos, cambió la jornada vespertina del colegio a matutina, con la intención de crear una sección nocturna que permita atender a aquella juventud que, por razones de trabajo o de presencia imprescindible en el hogar, no podía acceder al colegio durante el día, la creación de la sección nocturna fue en septiembre de 1986.  Es necesario resaltar que la primera planta docente de la sección nocturna trabajó todo el primer año lectivo ad-honoren, por cuanto no había financiamiento y éste sería conseguido en el siguiente año lectivo, a través de la partida de remuneraciones especiales.

El 15 de abril de 1987, se dio un paso gigantesco, la transformacoión del Colegio Técnico Fiscomisional “Jaime Roldós Aguilera” en Instituto Normal, con el nombre de “Ciudad de Loja”, que ofrecería el bachillerato en Ciencias de la Educación. Para la formación cristiana se invitó a una religiosa de la Congregación de Hijas de Nuestra Señora de Nazaret, quienes hicieron una gran labor espiritual. El Dr. José Bolívar Castillo, Alcalde de Loja, concedió la permuta del terreno que fue donado al colegio, con el terreno actual sobre el que se levanta la institución.  Inició la construcción de la infraestructura comenzando con 4 aulas prefabricadas y los edificio para aulas y administración. En agosto de 1991 se transformaron los Institutos Normales en Institutos Pedagógicos y se dispuso una racionalización de los recursos humanos, con motivo de la supresión del bachillerato en Ciencias de la Educación.  Esto trajo una profunda crisis porque se presentaron dos problemas: devolver las carpetas de los alumnos del bachillerato y poner a órdenes de la Dirección a los profesores sin título profesional en educación y con menos años de servicio.  El primer problema produjo el reclamo de los padres de familia y obligó a crear el colegio vespertino “Augusto Abendaño Briceño”, posteriormente llamado “Santiago Fernández García”.

Siendo rector el Lic. Camilo Espinosa Pereira, octubre de 1992 se creó la Escuela de Aplicación con su Jardín de Infantes. Los padres de familia demostraron de inmediato su confianza porque ya conocían y valoraban esta opción educativa.  Las maestras de la escuela trabajaron fuerte para darle forma y vida a esta obra que se iniciaba, preparando materiales y local, dejando todo listo para comenzar.  En 1996, el Señor Obispo de la Diócesis de Loja, mediante un convenio celebrado con la Comunidad de Padres Escolapios, dispuso que estos sacerdotes asumieran la administración de dichas instituciones, para garantizar y mantener su identidad de institución católica. En septiembre de 1996 vino la Comunidad de Padres Escolapios, siendo recibida dentro de un marco de respeto, cordial bienvenida y mucha expectativa, siendo el primer rector el P. Gabino Vinueza Sch.P.

Total de alumnos matriculados en el período académico 1996-1997:

  • Instituto Pedagógico Ciudad de Loja:       87  alumnos
  • Escuela del Instituto Pedagógico:             220 alumnos
  • Colegio Santiago Fernández García:         355 alumnos
  • Colegio Nocturno Jaime Roldós Aguilera:  189 alumnos

El 17 de mayo de 1998 se firmó el convenio definitivo con la Diócesis, válido por cinco años, dicho convenio propone a la Comunidad Escolapia como la gestora de los ámbitos: administrativo, académico y pastoral; y que el rector sea o un padre escolapio o una persona propuesta por la comunidad religiosa. La elaboración del Proyecto Educativo Institucional Calasancio se inició con la definición del marco filosófico, que nace del pensamiento y doctrina propios de la Comunidad Escolapia, la que se origina en el siglo XVI, y cuya aplicación se encuentra vigente en estas instituciones educativas en el mundo entero y que debió ser definido y contextualizado en la ciudad de Loja–Ecuador; de esta forma dio a luz el primer Plan Estratégico Institucional.

Es aquí cuando empieza el sello definitivo que tendría la institución, para apoyar este proyecto educativo era necesaria una nueva infraestructura, la Comunidad Escolapia asumió el reto, eligiendo a un nuevo rector, el P. Ángel Campelo, experimentado sacerdote fundador y constructor de obras, que consiguió de manera providencial el apoyo económico de instituciones internacionales como Manos Unidas, la Arquidiócesis de Munich, el Institut Borrel, y las Obras Misionales Pontificias. Se inició la construcción de dos bloques de aulas que tendrían 5 pisos,  24 aulas y oficinas; las obras no han hecho que se olvide la calidad académica, pastoral, formación humana integral, formación permanente de los profesores;  se logró conseguir el acuerdo ministerial para legalizar las cuatro instituciones (Instituto Pedagógico y su escuela, colegio Santiago Fernández García y el colegio Nocturno Jaime Roldós Aguilera) como Unidad Educativa Calasanz, con carácter Fiscomisional; el acuerdo es el N° 2799 y tiene como fecha el 19 de Octubre del año 2000.

Se comenzó la construcción de la concha acústica, inaugurada el 17 de mayo del 2002, contando con la presencia del delegado del Ministro de Educación y Cultura Lic. Miguel Pérez, también la Capilla: María de Nazaret empezó a prestar servicio en septiembre del 2003; la cafetería y la sala de profesores el día 23 de octubre del 2004;  la gruta de María y la recepción en el 2005; cancha de uso múltiple en el año 2006, ampliación de las baterías sanitarias y remodelación del graderío de la concha acústica con granillo pulido en el 2009; colocación de gradas de emergencia en los dos edificios principales en el año 2010.

Con el ánimo de potenciar el servicio educativo integral que se oferta, se creó una página web institucional, se implantó un Sistema de Gestión de Calidad, y se dio inicio al largo y trabajoso proceso para obtener la Certificación de Calidad del sistema de gestión, para ello se contrató a la empresa ICONTEC (Certificadora Internacional), después de realizar la auditoria externa para la obtener la Certificación ISO 9001-2000, el 18 de diciembre del 2007 se entregó el diploma original de certificación que en su texto dice: “Servicio educativo desde 8vo.año de Básica a 3ro.de Bachillerato en los Colegios “Santiago Fernández García” y “Jaime Roldós Aguilera” y Educación Básica en la Escuela del Instituto Superior Pedagógico Ciudad de Loja y Servicio Educativo para Formación Docente en el Instituto Superior Pedagógico Ciudad de Loja”.

El día 21 de enero del 2008 en un acto especial el Ministerio de Educación, condecoró a la bandera de la Unidad Educativa Calasanz con una “Medalla al Mérito en Gestión Educativa” con el nombre del señor ministro de educación Raúl Vallejo Corral y del señor presidente de la República Rafael Correa, sumándose a este reconocimiento varias instituciones educativas de la ciudad de Loja y los gobiernos locales.

En enero del 2011, el P. Oswaldo Espinosa, toma las riendas de la obra educativa y con el mismo entusiasmo continua trabajando sin prisa, pero sin pausa, ejecutando cada vez nueva infraestructura, como salas de internet, mejora en las canchas, baterías higiénicas, oficinas para convivencia y consejería estudiantil, un oratorio; y el continuo mantenimiento de toda la infraestructura educativa; junto con lo más importante: la permanente Formación Humana y Cristiana al estilo de Calasanz, de todos las personas que laboran en la institución.

La historia continua… y Calasanz sonríe…